Categorías

Instrumentos de Medida 

Subcategorías

  • Líquidos Calibradores

    Los líquidos calibradores son un elemento esencial para el correcto mantenimiento de nuestros medidores de PH (Acidez y Alcalinidad) y EC (Electroconductividad). Estos líquidos vienen calibrados, a su vez, a un valor concreto que tendremos que tomar como referencia, para ajustar nuestros equipos de medición. Unos se ajustarán automáticamente y otros los tendremos que ajustar de forma manual hasta llegar al valor indicado en el sobre de líquido calibrador.

    Los líquidos calibradores de PH 7.01 y 4.01 son estándares y se usan para calibrar cualquier medidor de ph de tipo digital. Algunos de estos medidores se calibrarán de forma automática mediante botones y otros por ajuste manual mediante giro de tornillo. Hay Algunos medidores que necesitan los dos sobres y otros solo necesitan uno. Esto es lo que se conoce como calibración en un punto o en dos.

    Para Calibrar los medidores de EC tenemos los sobres calibradores de EC 1413 y 12880. Unos medidores de EC se calibran con uno y otros con otro pero nunca con los dos, aunque la mayoría usan el 1413. En las instrucciones podemos ver que líquido necesitamos y normalmente los medidores traen un sobre de fábrica.

    Para la limpieza de las sondas o electrodos está los líquidos limpiadores que nos ayudaran a mantenerlas limpias, sin restos de sales, productos o impurezas. Lo ideal es limpiar el medidor después de cada uso para que nos dure un largo tiempo en perfectas condiciones. Su uso es muy sencillo, solo hay que meter la punta del medidor o sonda para quitar las sales que pueden provocar errores en la lectura afinando de esta manera el equipo y haciéndolo más preciso

    Todos los líquidos están disponibles en nuestra web en sobres de 20ml y en botellas de 230 ml. Si le damos mucho uso al medidor nos va a salir mejor comprar un botellas.

  • Luxómetros

    Los luxómetros nos permiten controlar la luminiscencia de las bombillas y la cantidad de luz recibida en cualquier punto de nuestro cultivo.

    Con los luxómetros podemos medir los lúmenes emitidos por bombillas de sodio de alta presión, halogenuros metálicos y bombillas de bajo consumo. Con estas mediciones podemos determinar cuándo es necesario cambiar las lámparas. Lo mejor es hacer una medición con las bombillas nuevas e ir haciendo mediciones periódicas y comprobando el desgaste. Cuando la bombilla haya perdido un 10% de lúmenes ya será hora de sustituirla.

    Otra función del luxómetro es la de medir la iluminancia que es la cantidad de luz recibida en una zona determinada. La unidad de medida habitual es el Lux o la Candela De esta manera podremos conocer si nuestro cultivo tiene puntos fríos o puntos calientes o lo que es lo mismo, puntos iluminados y puntos oscuros y actuar en consecuencia tomando las medidas oportunas.

    Existen luxómetros que llevan el foto sensor integrado en el mismo dispositivo y otros que lo llevan a parte, conectado mediante un cable. Estos últimos suelen ser más cómodos para tomar las lecturas y además de la comodidad, ganan en optimización, ya que se pueden colocar en lugares más adecuados, respecto a la fuente de luz para llevar a cabo las mediciones.

    El luxómetro puede tener mucha utilidad en otros ámbitos distintos al cultivo de interior ya que nos puede servir para comprobar la cantidad de luz proyectada con cualquier tipo de iluminación, incluida la iluminación natural. En algunos sectores de la industria y el comercio la medición de la luz puede ser de mucha importancia también, como por ejemplo, la iluminación en el puesto de trabajo. La iluminación de los productos en escaparates también puede ser medida y controlada para dar una mejor impresión, etc.

  • Medidores de EC

    Antes de saber para qué se utilizan los medidores de EC es necesario saber que es la EC. Pues bien, la EC es la electro conductividad del agua, son las sales disueltas en ellas que son conductoras de la electricidad, son los elementos nutritivos que contiene el agua de riego

    Es muy importante medir y controlar la EC en el cultivo de interior ya que las plantas tienen unos requerimientos específicos que van cambiando a medida que se van desarrollando. Es necesario controlar estos parámetros y aportar a las plantas la cantidad de nutrientes exactos que estas necesitan para no provocar carencias o sobre fertilizaciones.

    Se aconseja que la EC de partida para el cultivo de interior sea de 0.4 y los límites rondan los 0.8 en crecimiento y los 2.0 en floración aunque esto va a depender también de la variedad que estemos cultivando, pero podríamos decir que estos son los rangos aproximados estándares entre los que nos moveremos. Existen tablas para control de EC que nos indican como tenemos que ir suministrando los nutrientes semana a semana para estar en el rango deseado, suelen ser tablas más o menos estándares aunque después cada marca de abonos tienes sus propias tablas.

    Si medimos el agua del grifo, esta suele tener una electro conductividad alta que podemos corregir mezclando con agua de osmosis o destilada hasta llegar al 0.4 que es lo indicado. Si por otro lado estamos usando agua con una EC de partida de 0.0 como el agua destilada u osmotizada lo que tendremos que hacer es subir esa EC con agua del grifo o con calcio y magnesio a razón de una parte de magnesio por dos de calcio

    Si queremos que nuestro cultivo se desarrolle de manera óptima y nuestras plantas evolucionen saludablemente y tengan un rendimiento alto, es necesario controlar y medir la EC y para tal fin, los medidores de EC se convierten en herramientas indispensables o inseparables para cualquier cultivador que quiera obtener el mejor producto.

    Existen gran cantidad de cultivadores de interior que no miden ni controlan la EC y para abonar se basan en las instrucciones impresas en los botes de fertilizante, o en consejos de otros cultivadores o grows. Esta práctica no es mala, pero tampoco es la mejor porque no sabemos realmente si nos estamos quedando cortos, o nos estamos pasando con los abonos y al final lo vamos a detectar cuando ya hay un problema que tenemos que corregir. Midiendo la EC tenemos el proceso controlado en todo momento y estamos aportando, de manera continua, lo que la planta necesita, por lo que nos anticipamos a los problemas y esto es muy beneficioso para las plantas porque hay problemas que no tienen solución, como las quemaduras por sobre fertilización y por eso es tan importante la anticipación

    Disponemos de medidores de todo tipo, precios y calidades. Con sonda y sin sonda, portátiles, impermeables, analógicos y continuos

     

     

  • Medidores de PH

    Los medidores de PH son unos dispositivos de medición imprescindibles en el cultivo de interior. Con ellos mediremos la acidez o alcalinidad del agua de riego.

    El nivel de pH recomendado se sitúa entre 5.8 y 7. Este es un rango más o menos estandarizado, aunque hay cultivadores que lo varían un poco y también varía la información, dependiendo de dónde hagamos la consulta. Pero por ahí van los tiros. También tenemos que tener en cuenta que el valor de ph recomendado no es el mismo en todo el proceso, ya que necesitaremos ir el elevándolo a media que la planta se va desarrollando. En floración podemos permitir un nivel de ph más elevado que en crecimiento ya que se necesitan otros elementos distintos que se absorben mejor con niveles más altos.

    Es tan importante controlar el Ph del agua porque dependiendo del nivel en el que nos encontremos, se absorberán unos u otros elementos y los elementos necesarios para el cultivo de interior, se absorben mejor en el rango descrito antes. Por ejemplo, si tenemos un ph de 8 la planta tendrá carencias de fósforo y aunque echemos más abono rico en fósforo, este no será absorbido por las raíces. Si tenemos un ph de 5, será muy bajo y no absorberá nitrógeno.

    Conociendo todos estos datos, sabiendo la importancia que tiene este control y que está directamente relacionado con la salud de las plantas, con la calidad del producto final y con la productividad, los medidores de EC se convierten en una herramienta completamente vinculada a tus tareas de cultivador.

    Los cultivadores que no miden el ph suelen tener problemas de carencias que a veces quieren solucionar echando más fertilizantes o productos varios y acaban por estropearlo todavía más.

  • Medidores de PH y EC - Combo - 2 En 1

    Los Medidores de PH y EC son instrumentos de medida imprescindibles y en esta sección te presentamos algunos modelos de alta gama que pueden llevar a cabo las tareas de medición de pH (Acidez y alcalinidad) y EC (Electro conductividad) a la vez, son equipos 2 en 1 o 3 en 1, porque también miden temperatura, lo que se conoce por medidores combo. Además de los combo también puedes encontrar packs de dos medidores con todo lo necesario para medir, calibrar y almacenar. Y si nos vamos a la gama más alta encontraremos auténticos paneles de control, los llamados medidores controladores de PH y EC que además de medir, inyectan los abonos y ácidos en función de las mediciones y los parámetros pre ajustados. También pueden activar bombas de riego y llenar los depósitos.

    Si lo que quieres es una solución integral para medir la EC y el PH lo más adecuado para ti son los medidores combo donde aunas en un solo dispositivo varios tipos de medición. Son mucho más cómodos y tu cultivo lo agradecerá.

    Medir el PH y la EC es un requisito indispensable si queremos tener plantas sanas que nos recompensen con grandes producciones de alta calidad.

    El Ph adecuado varía a lo largo de todo el proceso pero el valor adecuado se sitúa entre 5.8 y 7 siendo más bajo para crecimiento y más alto para floración. Si el ph es alto o bajo las raíces no podrán absorber los nutrientes de manera correcta por más abono que le echemos y al final pueden aparecer carencias.

    La Ec inicial adecuada para el agua de riego es 0.4. Si la Ec del agua del grifo es alta podemos añadir agua de osmosis o destilada hasta conseguir 0.4 y si usamos agua de osmosis sola la EC de partida es 0 por lo que deberemos añadir agua del grifo hasta 0.4 o calcio y magnesio. Cuando no medimos la EC corremos el riesgo de que nuestras plantas tengan carencias o sobre fertilizaciones

  • Termohigrómetros

    La temperatura y la humedad son dos de los factores que más inciden en el desarrollo de nuestro cultivo de cannabis y en el resultado final de nuestra cosecha. Por este motivo los Termohigrómetros se convierten en unos dispositivos imprescindibles para el buen desempeño de nuestras tareas como cultivadores.

    Cuando cultivamos marihuana en interior, necesitamos conocer constantemente las lecturas de temperatura y humedad del interior de la zona de cultivo, para actuar en consecuencia cuando dichas lecturas se salgan de nuestros límites. Necesitamos conocer las lecturas cuando tenemos la iluminación conectada y desconectada y por ello es muy importante conocer mediciones máximas y mínimas.

    Cuando controlamos la temperatura y la humedad mediante termohigrometros podemos conocer cuáles han sido los picos máximos y mínimos y actuar de forma consecuente mediante la activación o desactivación manual o temporizada, a través programadores, de dispositivos que pueden modificar estos factores, para adecuarlos a los requisitos del cultivo, como pueden ser, ventiladores, extractores, intractores, deshumidificadores, humidificadores, calefactores, etc.

    Ejemplo: Después de tomar las lecturas con nuestro termohigrómetro y conocer las máximas y mínimas hemos detectado que sobre las 16.00 de la tarde la temperatura máxima llega a los 30 grados. Pues a raíz de esta lectura decidimos programar nuestros extractores para que funcionen de forma continuada entre las 15.00 y las 17.00

    El lugar ideal para colocar los Termohigrómetros es en la punta de las plantas, en el lugar más cercano al foco que es donde más calor se genera. Si tenemos un termohigrómetro sin sonda lo mejor es colgarlo del techo e ir subiéndolo a medida que crecen las plantas y si tenemos uno con sonda, la colocaríamos en el lugar indicado en las copas.

    Otra buena utilidad del termohigrómetro es que nos ayuda a decidir la distancia a la que colocamos el foco de las plantas. La temperatura media ideal para las plantas es 25 grados, pues, sabiendo esto, colocamos el termohigrómetro en las puntas y tomamos lecutra, si es superior a 25 grados, lo separamos un poco hasta que consigamos los 25. Esto es solo un truquillo aunque a veces puede que no nos sirva porque no siempre tenemos la temperatura deseada y si la tenemos un poco alta, esto no nos va a servir.

    Por otro lado, la humedad en el crecimiento debe estar en torno al 60 o 70% y en floración más baja para que haya pudriciones ni hongos, en torno al 40% incluso menos al final.

  • Termómetros

    Todos sabemos que la temperatura es uno de los factores que más pueden influir en el correcto desarrollo de nuestro cultivo de interior y por lo tanto medir y controlar este factor es una tarea inevitable.

    Por este motivo necesitamos dispositivos de medición de temperatura adaptados a nuestras necesidades y para tal fin tenemos a tu disposición los termómetros específicos para cultivo de interior. Aunque no difieren mucho de los termómetros convencionales, tienes algún que otro rasgo diferencial, como por ejemplo el termómetro con sonda para tomar mediciones en sitios de difícil acceso o el termómetro de mercurio con ventosa que resulta ideal para controla la temperatura del depósito de agua de riego.

Instrumentos de medida relacionados con el cultivo de marihuana. Termohigrómetros, termómetros, Medidores de PH y Medidores de EC digitales y de gotas, con y sin sonda…

Los termohigrómetros son los aparatos que se encargan de medir tanto la temperatura como la humedad de nuestro cultivo de marihuana en interior.

Este aparato tiene una función de máximo y mínimo que nos permite consultar tanto la temperatura máxima como la mínima que hemos alcanzado dentro del cultivo, al igual que la humedad. Tenemos que tener precaución de no trabajar nunca por encima de los 28ºC, si pasar del 70 % de humedad en el periodo de crecimiento y del 50 % en el periodo de floración.

Este tipo de termohigrómetros digitales los podemos encontrar con o sin sonda.

Los medidores de EC nos permiten conocer la concentración de sales minerales que tiene nuestra agua de riego. Este aspecto es fundamental en la nutrición de las plantas de marihuana.

Para ajustar el nivel de salinidad de nuestra agua de riego, simplemente tendremos que añadir agua destilada para bajar la concentración de sales minerales o añadir más fertilizante para subirla.

Es súper importante medir la EC una vez que hallamos añadido el fertilizante al agua de riego.

Los medidores de PH nos permiten controlar la acidez del agua de riego. Se recomienda a la hora de medir el PH, echar siempre el fertilizante antes de hacer la medición del agua. Tanto para los medidores de EC como para los de PH, ponemos a vuestra disposición una serie de líquidos calibradores que nos ayudaran a mantener nuestros medidores siempre calibrados y perfectos para su uso.

Los luxómetros digitales son las herramientas que nos ayudan a medir los lúmenes que desprende nuestra bombilla. De esta manera sabremos cuando tenemos que cambiar nuestra bombilla y sustituirla por otra nueva. Lo ideal para que nuestras plantas de marihuana se desarrollen a la perfección en cultivo de interior es que las bombillas desprendan una cantidad de 45000 lúmenes en el periodo de crecimiento y de 90000 en el periodo de floración.

Todos estos instrumentos de medida para cultivo de marihuana, nos ayudan a mejorar las condiciones de nuestro cultivo de interior. Puede encontrarlos en nuestra página web a precios muy económicos.