Categorías

Hormonas de Enraizamiento 

Mostrando 1 - 7 de 7 items
Mostrando 1 - 7 de 7 items

Las hormonas de enraizamiento son muy recomendables cuando queremos clonar nuestras plantas favoritas y se utilizan con la finalidad de acelerar y mejorar el proceso de enraizado de nuestros esquejes.

Para poder clonar nuestras plantas de manera exitosa necesitamos que los esquejes extraídos de la planta seleccionada tengan un buen sistema radicular, frondoso y sano, y aquí es donde intervienen las hormonas de enraizamiento, ya que protegen la zona de corte del esqueje contra la deshidratación y otros factores externos como la climatología o las enfermedades.

En resumidas cuentas, los geles enraizantes aceleran la formación del sistema radicular y protegen contra deshidratación y enfermedades. No solo con el uso de un gel conseguiremos la anhelada propagación, además, son necesarias unas determinadas condiciones medio ambientales específicas para este proceso (Temperatura y humedad)

Existen otros elementos que influyen en el enraizado, que no explicaremos aquí, como los propagadores y las luces fluorescentes o de bajo consumo.

Las hormonas se pueden presentar en distintos formatos, Gel, polvo y líquido, siendo el gel el formato más extendido. Todas ellas incorporan elementos beneficiosos para el desarrollo de plantas y raíces, como minerales esenciales y vitaminas que son directamente responsables de la velocidad de enraizado. Algunas incorporan también organismos beneficiosos que aumentan la resistencia de los clones frente a enfermedades y plagas.

Método de aplicación de las hormonas de enraizamiento.

El método de aplicación puede variar dependiendo de la marca del producto, pero en la mayoría de los casos se aplica mediante inmersión del tallo por la parte del corte en el producto. Existen otros geles que se aplican pulverizados sobre la planta madre o sobre los esquejes y otros que se aplican directamente en el medio de cultivo, ya se jiffy, lana de roca, sustrato, esponjas de geminación, etc.

A continuación explicaremos el método más común, el de inmersión del tallo en el gel.

  • Agitar bien el gel antes de aplicar
  • Tomamos la cantidad necesaria y la echamos en un recipiente adecuado a las necesidades, un tapón, de plástico, un vaso de plástico pequeño o recortado o similar, que nos permita maniobrar con facilidad. Como mínimo debería tener dos o tres centímetros de profundidad.
  • Tapamos el producto para evitar contaminaciones y oxidaciones
  • Introducimos la punta del esqueje en el gel durante unos segundos y quitamos el producto sobrante ayudándonos del borde del vaso o tapón. La punta del tallo debe estar bien impregnada para que se introduzca bien el producto.
  • Inmediatamente después debemos introducir el esqueje por la parte del corte impregnada de gel en el medio de cultivo. Apretaremos un poquito el medio para que el esqueje quede sujeto. Es importante hacerlo rápido para que la zona de corte no esté en contacto con el aire.
  • Si hemos seguido todas las instrucciones y además hemos mantenido los niveles recomendables de temperatura y humedad en unas dos semanitas comenzarán a salir las primeras raíces que podremos observar atravesando del medio de cultivo y este será el momento de pasar los clones a crecimiento.
  • Si nos sobra producto después de haber sumergido esquejes, debemos desecharlo para evitar riesgos de contaminación