Categorías
  • Atención personalizada
  • Horario del Grow Shop Online
  • Web Segura
  • Manuales de los kits
  • Devoluciones
  • Growshop Discreto
  • Semillas de marihuana en oferta
  • Kits 600w Electrónicos
  • Adherido FAC

Fertilizantes 

Fertilizantes

Ponemos a tu disposición todo tipo de abonos para cultivo de marihuana en interior y exterior con los que podrás obtener abundantes cosechas. Si necesitas asesoramiento para llevar a cabo un fertilizado correcto no dudes en contactar con nosotros y te ayudaremos con gusto, orientándote con las dosificaciones correctas y las frecuencias de uso, mediante consejos personalizados adaptados a tu caso concreto, o mediante documentación oficial de los fabricantes, como pueden ser las tablas de nutrición.

Tanto si cultivas en tierra, como si cultivas en coco, como si lo haces en sistemas hidropónicos o aeropónicos, tenemos un fertilizante óptimo para tus necesidades. Hay algunas marcas que tienen gamas completas de productos, diferenciando por el tipo de cultivo, normalmente, tierra, coco e Hydro.

Te ofrecemos las marcas punteras del sector del cannabis para que puedas obtener cosechas copiosas, saludables y de alta calidad. BAC, Canna, Biocanna, Biobizz, Top Crop, Plagron, Hesi, Atami, GuanoKalong, etc.

Muchas de las marcas de abonos para marihuana que te mostramos disponen, por un lado, de versiones naturales o ecológicas y por otro lado gamas minerales, sintéticas o químicas, todas ellas orientados al cannabis, aunque pueden tener otros usos de carácter más general.

Fertilizantes para marihuana

Consideraciones previas sobre Fertilizantes para cultivo de Marihuana.

Los nutrientes básicos para cualquier planificación alimenticia son los abonos de crecimiento y de floración, y esto es lo mínimo que deberíamos usar para nutrirlas. Además de estos productos, dentro de nuestro catálogo puedes encontrar otro tipo de aditivos que no son imprescindibles, pero ayudan a aumentar la producción y la calidad de la cosecha: Potenciadores del sabor y aroma, estimuladores de floración, estimuladores de raíces, estimuladores de crecimiento, vitaminas, aportes de fósforo y potasio (PK), bacterias beneficiosas, fitofortificantes, limpiadores de sales, ácidos para subir o bajar el ph, etc.

Otra tarea básica para que los nutrientes puedan ser absorbidos por la planta de manera óptima es controlar el ph del agua de riego. Deberemos medir el ph del agua en cada riego y modificarlo con la ayuda de los ácidos destinados a tal fin. Existen ácidos para bajar el ph y ácidos para subir el ph, aunque lo más normal es que el agua del grifo tenga el ph alto. Puedes encontrarlos también en esta categoría.

La marihuana puede llegar a desarrollarse y producir, incluso sin usar ningún tipo de refuerzo alimentario, pero hay que tener en cuenta que, si queremos obtener grandes producciones y mantener un buen estado de salud, es muy conveniente abonar.

Si no fertilizamos, ni controlamos el ph (acidez o alcalinidad), las plantas pueden salir adelante, pero está clarísimo que la cosecha no va a ser la misma y la resistencia tampoco. Es muy probable que, sin un abonado correcto, al poco tiempo de haber germinado, puedan empezar a sufrir carencias y amarillear, o tener cualquier otro tipo de problema que podría desembocar incluso en la muerte. Hay que tener en cuenta que la carencia de nutrientes desemboca en mayor debilidad y vulnerabilidad frente a las plagas, enfermedades y agentes climáticos adversos.

A pesar de todo lo dicho, hay veces que se tiene suerte, y sin usar ningún aporte extra, y sin control del nivel de ph del agua de riego, nuestro cultivo sale adelante y nos sorprende con una cosecha razonable, aunque no es lo habitual, ni la práctica más recomendable, porque sabemos que es una lotería.

Riesgos en el uso de fertilizantes para marihuana caseros

Hay cultivadores que elaboran sus propias mezclas o hacen experimentos con materiales como restos orgánicos. Esta práctica puede implicar bastante riesgo ya que la marihuana es muy sensible a los excesos y carencias. Si no se está muy seguro de lo que se está haciendo es mejor no arriesgarse, a veces sería mejor incluso no fertilizar antes que fertilizar con productos caseros sobre los cuales no tenemos conocimiento de sus posibles efectos nocivos. El uso de estiércol de vaca, de cabra, caballo, etc., puede arruinar una cosecha por completo debido a un sobre fertilización. Una carencia se puede corregir con mayor facilidad, pero un exceso provoca quemaduras irreversibles y si el daño es grande podemos dar por perdido una cosecha. Por estos motivos, nuestro consejo es no jugártela e ir a lo seguro, a no ser que estés investigando y puedas asumir las pérdidas potenciales

Abonos para marihuana

¿Tenemos que usar todos los Fertilizantes de la misma marca?

Esta es una pregunta que nos plantean muchas veces nuestros clientes tanto a nivel de tienda física como a nivel de Grow Shop Online. Existen en la actualidad muchas marcas de fertilizantes para marihuana y cada una de esas marcas tiene gamas completas de productos que comprenden todo tipo de nutrientes básicos y aditivos como abonos de crecimiento, de floración, estimuladores de crecimiento, de floración, de raíces, aportes de fósforo y potasio, etc. Es habitual que los cultivadores elijan un nutriente de una marca, un estimulador de otra marca, el sustrato de otra, etc. Esto no está mal, pero lo más aconsejable es utilizar todos los productos de una misma marca y gama ya que los elementos nutritivos se encuentran distribuidos entre todos los productos de dicha gama y están pensados para cubrir todas las necesidades nutricionales básicas y extraordinarias de las plantas usados en conjunto. Cuando mezclamos distintas marcas puede ser que el aporte no sea el óptimo pudiendo sufrir alguna carencia o exceso en alguno de los elementos nutritivos. De todos modos, la experiencia es un rango y hay cultivadores que, a base, de prueba y ensayo han conseguido combinaciones óptimas de productos de marcas distintas, obteniendo con ellas producciones explosivas de altísima calidad. Si eres uno de ellos, sigue con tu método. Si no eres uno de ellos y quieres ir a lo seguro, no mezcles marcas. Como en cada materia “Cada maestrillo tiene su librillo” y en el sector de cannabis más aún.

Qué son los fertilizantes, de que se componen y como aplicarlos

Un fertilizante, también conocido comúnmente con abono, puede ser cualquier tipo de material capaz de aportar a las plantas el alimento que estas necesitan para ejercer sus funciones vitales. Para ser considerado un fertilizante la aportación de nutrientes contenidos en la sustancia base debe ser asimilable por los vegetales a los que se destina, debe también ejercer funciones estimulantes en el crecimiento vegetativo y enriquecer la turba a la que se aplica, mejorando el valor nutricional de la misma mediante un aumento de los nutrientes contenidos en ella. La definición formal extraída del reglamento sobre fertilizantes de la Unión Europea es la siguiente: "Material cuya función principal es proporcionar elementos nutrientes a las plantas". Una definición coloquial más carente de razonamiento científico, pero con la que podamos entendernos de manera más sencilla podría ser: “El abono es simple y llanamente el alimento que suministramos las plantas para que estas se desarrollen mejor

Podemos encontrar compuestos nutritivos presentados en forma de líquido, con textura en polvo o con textura granulada. La forma de uso más habitual es la aplicación en el sustrato ya sea de forma directa o mediante la disolución en el agua de riego. También podemos usarlos como Abono foliar aplicado mediante pulverización. Este método nos es tan común, pero a veces es recomendable y en este punto hacemos referencia al uso de los estimuladores de floración como Delta Nueve, muy usado en el sector del cannabis, en el que se especializa este grow shop, con el que se aconseja pulverizar las hojas por el haz y el envés dos semanas antes de la floración.

Estos son los elementos químicos más comunes que las plantas utilizan para sus funciones vitales, contenidos en el agua, en el sustrato, que también puede ser considerado además de medio de cultivo como medio nutritivo, y en los fertilizantes: Nitrógeno, fósforo, potasio, azufre, calcio, magnesio, hierro, manganeso, cobre, zinc, molibdeno, amonio…

Tipos de fertilizantes.

Podemos clasificarlos por su composición y origen de sus componentes y por el uso y fase de cultivo al que los destinamos.

Clasificación por su composición y origen

Orgánicos. También se identifican también por medio de otras nomenclaturas como biológicos, ecológicos o naturales. Todas estas denominaciones hacen referencia su origen vegetal o animal. Precisamente este origen basado en restos biológicos y excrementos tipo humus, y la carencia de componentes químicos, hace que sea más complicado llegar a provocar excesos y por lo tanto producen menos acumulación de sales, por lo que podemos espaciar más tiempo los lavados de raíces, cuyo objetivo limpiador y desalinizador será llevado a cabo con menor esfuerzo. Los componentes orgánicos no inciden en el sabor y aroma de manera negativa, si no que mantienen las características organolépticas originales y propias de cada variedad e incluso las acentúan.

Minerales. También se suelen llamar también químicos o sintéticos. Se elaboran mediante procesos industriales y su composición está basada en minerales tipo fosfato. Son asimilados con mucha facilidad y actúan con mayor rapidez. Debido a esta velocidad y rapidez en la absorción, el rendimiento obtenido mediante su uso puede ser algo mayor que con los orgánicos. Es la elección de muchos cultivadores que quieren cantidad y rapidez dando menos importancia a la calidad. Su elaboración es más sencilla por lo que su precio es más reducido. Hay que tener más cuidado con ellos porque precipitan mayor cantidad de sales que pueden saturar las raíces, provocando excesos o carencias, por lo que es muy aconsejable llevar a cabo más lavados de raíces que haríamos con los orgánicos y si es posible usando un limpiador enzimático.

Bio minerales. También conocidos como bioquímicos. Son una mezcla de los minerales y de lo orgánicos por lo que tiene características de ambos. Podemos conseguir grandes cosechas con un nivel muy aceptable en la calidad de su aromática y sabor. Una pega que hereda de los minerales es la concentración más elevada de sales, que hará imprescindible los lavados periódicos y aconsejable el uso de un limpiador de enzimas

Clasificación básica de los abonos por uso para el sector de cannabis

En esta sección te presentamos los cuatro productos de uso más habitual en el cultivo de la marihuana. Existen muchos más que no vamos a tratar, como pueden ser los aportes Pk, las vitaminas, bacterias beneficiosas, aportes de azúcares, micorrizas, fitofortificantes, etc.

Abonos de crecimiento. En inglés Grow, muy usado por las marcas para dar nombre a sus productos. Si el nombre incluye la palabra Grow ya sabremos que es para crecimiento. Es el nutriente o alimento básico que debemos aportar al cannabis en la fase de crecimiento vegetativo. Suelen ser muy ricos en nitrógeno que es un elemento muy demandado en esta etapa. Si solo podemos elegir un producto en la etapa vegetativa debe ser este.

Abonos de floración. Como en el caso anterior, floración en inglés es “bloom” y este término lo usan la mayoría de marcas para crear los nombres de sus productos, como por ejemplo “Terra Bloom”. Siempre que veamos la palabra Bloom sabremos que se está haciendo referencia a un producto para usar en la fase floración. Es el alimento básico mínimo que debemos aportar en esta importante etapa. Contiene nitrógeno, fósforo y potasio siendo más abundantes estos dos últimos que son los que la planta más necesita en esta fase. Si solo podemos permitirnos un producto para floración deberíamos elegir este.

Estimuladores de raíces. Favorecen la expansión y crecimiento óptimo de la masa radicular tan importante para el desarrollo vegetal. Los usaremos en combinación con los abonos de crecimiento. Es aconsejable usarlos durante las primeras semanas de vida, aunque hay cultivadores que los usan durante todo el crecimiento. Su función es multiplicar las raíces aumentando su salud, fuerza y vitalidad. Son muy recomendables también en la germinación de semillas y el en cultivo de esquejes

Estimuladores de floración. Son aditivos que podemos suministrar solamente en la fase de floración y su misión principal es la de engordar los cogollos, compactarlos, aumentar la producción de resina y, en resumidas cuentas, elevar el nivel de calidad del producto final. No podemos usarlos solos. Su uso debe estar unido al de un buen fertilizante de floración que es el alimento básico, el estimulador es un aporte extraordinario que complementa la alimentación.