Categorías
  • Atención personalizada
  • Horario del Grow Shop Online
  • Web Segura
  • Manuales de los kits
  • Devoluciones
  • Growshop Discreto
  • Semillas de marihuana en oferta
  • Kits 600w Electrónicos
  • Adherido FAC

Termohigrómetros 

Mostrando 1 - 3 de 3 items
Mostrando 1 - 3 de 3 items

La temperatura y la humedad son dos de los factores que más inciden en el desarrollo de nuestro cultivo de cannabis y en el resultado final de nuestra cosecha. Por este motivo los Termohigrómetros se convierten en unos dispositivos imprescindibles para el buen desempeño de nuestras tareas como cultivadores.

Cuando cultivamos marihuana en interior, necesitamos conocer constantemente las lecturas de temperatura y humedad del interior de la zona de cultivo, para actuar en consecuencia cuando dichas lecturas se salgan de nuestros límites. Necesitamos conocer las lecturas cuando tenemos la iluminación conectada y desconectada y por ello es muy importante conocer mediciones máximas y mínimas.

Cuando controlamos la temperatura y la humedad mediante termohigrometros podemos conocer cuáles han sido los picos máximos y mínimos y actuar de forma consecuente mediante la activación o desactivación manual o temporizada, a través programadores, de dispositivos que pueden modificar estos factores, para adecuarlos a los requisitos del cultivo, como pueden ser, ventiladores, extractores, intractores, deshumidificadores, humidificadores, calefactores, etc.

Ejemplo: Después de tomar las lecturas con nuestro termohigrómetro y conocer las máximas y mínimas hemos detectado que sobre las 16.00 de la tarde la temperatura máxima llega a los 30 grados. Pues a raíz de esta lectura decidimos programar nuestros extractores para que funcionen de forma continuada entre las 15.00 y las 17.00

El lugar ideal para colocar los Termohigrómetros es en la punta de las plantas, en el lugar más cercano al foco que es donde más calor se genera. Si tenemos un termohigrómetro sin sonda lo mejor es colgarlo del techo e ir subiéndolo a medida que crecen las plantas y si tenemos uno con sonda, la colocaríamos en el lugar indicado en las copas.

Otra buena utilidad del termohigrómetro es que nos ayuda a decidir la distancia a la que colocamos el foco de las plantas. La temperatura media ideal para las plantas es 25 grados, pues, sabiendo esto, colocamos el termohigrómetro en las puntas y tomamos lecutra, si es superior a 25 grados, lo separamos un poco hasta que consigamos los 25. Esto es solo un truquillo aunque a veces puede que no nos sirva porque no siempre tenemos la temperatura deseada y si la tenemos un poco alta, esto no nos va a servir.

Por otro lado, la humedad en el crecimiento debe estar en torno al 60 o 70% y en floración más baja para que haya pudriciones ni hongos, en torno al 40% incluso menos al final.