Categorías

Influencia del estrés en la marihuana – Positiva y Negativa

Comparte en tus redes
Share on Facebook12Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Pin on Pinterest0

influencia del estrés en la marihuana

Seguro que sabías que la influencia del estrés en la marihuana puede ser muy negativa, pero lo que quizás no sabías es que también hay algunos tipos de estrés que pueden influenciar de manera positiva, mejorando el resultado final de tu cosecha. Pues bien, tanto si hablamos de estrés es beneficioso como si hablamos de estrés perjudicial, en I Wanna Grow vamos a intentar aclarar tus dudas y aconsejarte algunas técnicas efectivas y lógicas para evitarlo o provocarlo, según necesidades.

Influencia del estrés negativo en la marihuana

El estrés en la marihuana del tipo negativo es que aquel que no buscamos y ocurre de manera accidental, pudiendo provocar algunos efectos no deseados como los que te indicamos a continuación:

  • El crecimiento de las plantas puede verse afectado ralentizándose o quedando completamente detenido.
  • Las plantas son más débiles y menos resistentes, por lo tanto, la posibilidad de contraer enfermedades, sufrir infecciones por hongos o bacterias y ser atacadas por plagas de insectos y ácaros, aumenta de manera notable.
  • El rendimiento disminuye y la producción puede quedar bastante mermada.
  • Si cultivamos semillas regulares el estrés puede provocar el aumento del número de machos.
  • Si lo que cultivamos son semillas feminizadas foto dependientes, aumenta el riesgo de hermafroditismo, uno de los males más temidos por la mayoría de cultivadores.

Tipos de estrés Negativo en el cannabis

1. Estrés hídrico.

El estrés hídrico en la marihuana puede de ser de dos tipos:

El exceso de riego es de los fallos más comunes en los principiantes ilusionados con sus primeros cultivos. Tenemos la idea de que la marihuana necesita mucha agua, y hay que tener mucho cuidado porque cuando el sustrato se compacta por estar demasiado húmedo, hace que las raíces no se muevan correctamente y no obtengan el oxígeno necesario. Puede estancar el crecimiento y hacer que la planta torne a un verde más claro o incluso amarillento. Si persisten esas condiciones, se va deteriorando hasta que puede llegar incluso la muerte.

La falta de riego también es un motivo de estrés para las plantas de maría. Normalmente ocurre por descuido, por dejadez o por otras causas que nos impidan regar cuando sea necesario. Las plantas se muestran caídas hacia abajo. Por este motivo se resiente mucho, tanto el crecimiento como la producción, y sobre todo cuando las plantas sufren de esta carencia muy a menudo.

2. Estrés ambiental.

En exterior, es el producido por el viento, las tormentas, las heladas, el exceso de temperatura y las luces externas en la noche, como pueden ser las farolas que pueden engañar a las plantas, de tal manera que no detecten la reducción natural de la luz solar y no lleguen a florecer.

En interior, el más común suele ser el exceso de temperatura, en los climas cálidos, o una ventilación y/o extracción deficiente. En sitios fríos podemos tener el problema contrario. La temperatura ideal para el cultivo de interior estaría entre 18 grados de temperatura mínima y 29 de máxima, siendo conveninete que exista la menor oscilación térmica posible, de 5 a 7 grados. En los interiores, otro factor estresante es la existencia de contaminación lumínica que pueda interferir en el tiempo de oscuridad, como, por ejemplo, un ajuste incorrecto del programador de la luz, como podría ser el dejar algunas pestañas activadas por error cuando deben estar desactivadas, o que se averíe el dispositivo y no se apague cuando debe. Estas emisiones de luz no deseadas, en mitad de los tiempos de oscuridad, pueden provocar que las plantas no florezcan e incluso que se vuelvan hermafroditas

3. Estrés por carencia o exceso de abonos.

Un mal sustrato, un exceso de abono o una carencia también influyen en el bienestar de las plantas de marihuana. Aunque estemos abonando con los fertilizantes correctos, un desajuste en el ph puede producir estrés, ya que puede provocar carencia de algunos elementos por absorción incorrecta. Un agua excesivamente dura, a partir de 0.8 de electro conductividad es otro factor a tener en cuenta.

4. Otros tipos de Estrés negativo

Los cambios en el ambiente de cultivo, como por ejemplo sacar una planta de interior a exterior o viceversa, las podas accidentales como las provocadas por el viento o el peso de las ramas o cogollos, los trasplantes, eliminar hojas, supuestamente, con la finalidad de que los cogollos reciban más luz directa, los cambios de orientación, etc. Todas estas situaciones y algunas otras son factores determinantes que pueden alterar el estado de las plantas influyendo negativamente en el crecimiento y/o en la producción final.

¿Cómo evitar el Estrés negativo?

Las medidas que debemos aplicar para evitar el estrés negativo en nuestras plantas suelen ser bastante sencillas, intuitivas y de sentido común. Estos son algunas de ellas:

  • Regar cuando sea necesario y sin excedernos, teniendo un cuidado especial cuando las plantas son pequeñas. Puedes seguir este manual “Como regar la marihuana
  • Usar sustratos adecuados. No debemos usar sustratos de baja calidad porque pueden estar contaminados o no tener la textura adecuada para el desarrollo de las raíces. Debemos seleccionar un sustrato acorde a la fertilización que vamos a realizar, sabiendo que si es una turba muy rica en nutrientes deberemos abonar menos y viceversa.
  • Proteger las plantas de las inclemencias meteorológicas en la medida de los posible. Usando invernaderos, hidratando, usando mallas de sombreado para bajar la temperatura, sembrando en las fechas más adecuadas, etc.
  • Abonar con moderación e ir aumentando progresivamente las dosis si fuera necesario. También podemos medir la electroconductividad del agua o EC e ir abonando en función de ella.
  • Medir y regular el ph del agua de riego. Hay algunos elementos nutritivos que no son asimilados por las plantas a determinados niveles de ph por lo que es importante medirlo y corregirlo. Aprende como hacerlo en este manual “Medir y corregir el ph de riego en la marihuana
  • No cambiar nunca la de orientación de las plantas, aunque las cambiemos de sitio con la finalidad de tengan más horas de sol o para protegerlas de las inclemencias.
  • Usar tratamientos preventivos de tipo orgánico para hacer frente a posibles plagas de insectos o infecciones por hongos. Aquí puedes encontrar todos los insecticidas y fungicidas que necesites
  • Observar de manera periódica y meticulosa el estado de nuestras plantas para poder detectar cualquier anomalía de manera prematura y poder actuar lo más rápido posible.
  • Medir y Controlar la humedad con el uso de humidificadores, deshumidificadores, incremento o disminución del tiempo de extracción, etc.
  • No quitar las hojas. Hay cultivadores que creen que quitando hojas grandes permiten que llegue más luz a los cogollos haciendo que estos incrementen su tamaño y peso. Pues esto es un falso mito ya que vamos a provocar justo el efecto contrario. Los cogollos crecerán menos e incluso dejarán de crecer,  ya que la energía les llega a través de las hojas, que es el lugar donde se produce el alimento, mediante la fotosíntesis. Si les quitamos las hojas acabamos con la fuente de energía. La luz directa, por sí misma, sin la colaboración de las hojas, no alimenta a los frutos. Solo podemos quitar hojas que estén completamente deterioradas, o cuando estemos a punto de cortar, ya que esto puede ser una técnica de estrés positivo que veremos más adelante.

En definitiva, hemos de conseguir que las plantas se encuentren en las mejores condiciones posibles para que se centren en el crecimiento y en la producción, y no en defenderse de problemas adversos.

Influencia del estrés positivo en la marihuana

En las plantas, al igual que sucede con las personas, hay algunos tipos de estrés que sufridos en la justa medida pueden derivar en resultados positivos. Lo que no es aconsejable ni para personas ni para plantas es estar continuamente sometidos a estrés. En las plantas de maría hay algún tipo de estrés que provocado de manera voluntaria y controlado puede ser beneficioso y conseguir un mejor estado de salud, aumentado la fuerza, la vitalidad y la resistencia. Este es el tipo que nosotros denominamos como “estrés positivo

Dependiendo de la técnica que utilicemos para estresar la marihuana de manera voluntaria, podemos conseguir unos u otros beneficios como los siguientes:

    • Aumentar la producción de resina.
    • Aumentar el rendimiento
    • Aumentar la resistencia, vitalidad y salud
    • Guiar a las plantas en altura

Tipos de Estrés positivo provocados voluntariamente

1.Estrés Lumínico.

Consiste en dejar la planta a oscuras de 2 a 5 días antes de cosechar. Esto le indica a la planta que está en sus últimos días de vida y produce algo más de resina para intentar atraer el polen del macho ya que su objetivo final es la reproducción.

2. Estrés Hídrico.

Consiste en dejar de regar los últimos días antes de cosechar, dependiendo del tamaño del tiesto o si está en tierra madre, serán más o menos días, de 2 a 6 aproximadamente. La planta tiene que estar seca para el día del corte pero sin que se venga demasiado abajo.

3. Estrés Estructural – Podas

Si limpiamos bien de hojas 2 o 3 días antes de la cosecha esto indica a la planta que va a morir en breve y hace un ultimo esfuerzo por producir la máxima resina posible antes de su final

Podas y trasplantes. A veces para guiarlas o para obtener mayor producción es necesario dar un corte a la planta o pellizcar el cogollo. Esta técnica en principio las estresa, pero lo lógico es que en pocos días se recuperen, sean más vigorosas y tengan una mayor producción final.

4. Otros tipos de estrés positivo que son más mito que realidad

Hay muchos mitos con el estrés positivo en la marihuana. Uno de los más famosos y antiguos es el de clavarles en el tronco algún tipo de chincheta o clavo en los últimos días. También tenemos cultivadores que la riegan con alcohol, tipo whisky o similares e incluso con otras drogas como el L.S.D. para que salga triposa, etc. Desde I Wanna Grow no aconsejamos estos métodos, aunque cada uno es libre de experimentar como quiera.

Como has podido comprobar, la influencia del estrés en la marihuana es un factor, o mejor dicho un cúmulo de factores muy importantes que pueden ser determinantes en el correcto desarrollo de tus plantas y sobre todo en la calidad y cantidad del producto a final. Así que ya sabes ¡Controla hasta el último detalle y serás recompensado!

Valoraciones
Revisado por
I Wanna Grow
Fecha de revisión
Nombre de Artículo
Influencia del estrés en la marihuana
Valoración del Autor
5estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas
Comparte en tus redes
Share on Facebook12Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Pin on Pinterest0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


+ siete = 13


Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información ACEPTAR
Aviso de cookies