Categorías

Como regar la marihuana

Introducción. Como regar la marihuana de forma correcta

A todos los cultivadores, cuando empezamos a adentrarnos por primera vez en él apasionante mundo del cultivo de cannabis e incluso cuando ya llevamos un tiempo en él, se nos puede plantear la siguiente pregunta ¿Como regar la marihuana de la forma más adecuada?

Como regar la marihuana

Como regar la marihuana

Pues bien, en esta guía de riego vamos a recopilar una serie de consejos obtenidos, como siempre, de experiencias propias y de otros cultivadores, con el fin de ilustraros de la mejor manera posible. Al igual que en otras ocasiones, cuando hablamos de guías o manuales, nos gusta remarcar que pueden existir otros métodos o sistemas completamente válidos.

El riego, a pesar de que a veces no se le da la importancia que realmente tiene, es uno de los factores fundamentales para el correcto desarrollo de nuestras plantas. Por experiencia propia, nos hemos encontrado muchas veces con clientes cuyas plantas enferman o no evolucionan de manera correcta y cuando esto ocurre empiezan a investigar por su cuenta y a teorizar sobre si es una carencia, un exceso, las semillas están mal, es un hongo, etc. cuando simplemente puede ser un exceso o carencia de agua. ¡Ojo!, no quiere decir que esto siempre sea así pero pasa bastante a menudo.

La marihuana es una planta que demanda mucha agua pero que tolera muy mal los excesos de la misma, motivo por el cual podemos cometer errores con mucha facilidad. Además, hay muchos factores externos que intervienen en este proceso y que nos pueden hacer variar el volumen y la frecuencia en nuestros riegos.

Pero no sufráis, siguiendo una serie de sencillos consejos y con la práctica se convertirá en una tarea muy fácil que llevaremos a cabo casi por inercia.

Consideraciones previas. Capacidad de campo

Existe un concepto que debemos conocer bien para aprender como regar la marihuana de manera correcta. Este concepto es, “Capacidad de Campo”. Esto quiere decir que el sustrato o tierra retiene la mayor cantidad de agua posible pero sin estar encharcado porque esto puede provocar falta aire en las raíces y afectar muy negativamente. En estado natural, la tierra llega a este estado después de llover, cuando se ha drenado el agua y esta queda húmeda pero no encharcada.

Para conseguir un sustrato en maceta a capacidad de campo debemos regar lentamente, de forma abundante y uniforme, con una regadera o similar hasta que el agua drene por abajo. Una vez que comience a drenar debemos dejarla unos 30 minutos aproximadamente hasta que haya drenado por completo y no quede encharcada, momento en el cual tendremos el sustrato a capacidad de campo.

Ahora debemos sopesar la maceta para saber el peso aproximado y así sabremos, basándonos en dicho peso, que cantidad de agua debemos añadir la próxima vez. Parece difícil pero con la práctica es muy sencillo y tampoco tiene que ser exacto al 100%

Factores que intervienen en el riego del cannabis

Antes de pasar al meollo de la cuestión tenemos que indicaros una serie de variables que pueden influir en la frecuencia y cantidad de agua utilizada ya que esto no es una ciencia exacta y depende de muchos factores que tendremos que tener en cuenta para regar de forma correcta.

Variables riego marihuana

Variables que intervienen en el riego de la marihuana

La Humedad. Cuanto mayor es la humedad menor es la necesidad de agua ya que esta aguanta más tiempo

El tamaño de las plantas. Cuanto mayor es la planta más agua necesita.

Temperatura. Cuanto más alta es la temperatura más rápido se consume el agua y aumenta la demanda.

El viento puede hacer que nuestras macetas se queden sin agua más rápidamente

Tamaño de las macetas. Las macetas más grandes aguantan mejor el agua y tardan más en secarse. Las macetas pequeñas, por el contrario se secan más pronto y necesitan una frecuencia de riego mayor.

Las plantas en la fase de floración necesitan más agua que en crecimiento.

Cantidad de agua, cuando y como regar la marihuana

El momento más adecuado para regar en exterior es por la mañana bien temprano para que los excesos de agua de las hojas y el sustrato se evaporen. Si lo hacemos a pleno sol las gotas en las hojas pueden provocar quemaduras por efecto lupa y el agua en la superficie del sustrato puede aumentar el calor. Si regamos por la noche,  corremos el riesgo de exceso de humedad lo que puede provocar la formación de hongos, sobre todo en floración.

En interior cuando las plantas están en la fase de crecimiento lo más adecuado es regar cuando se van a apagar las luces y de esta forma ayudamos a maentener la humedad alta el el período de oscuridad. Cuando están en la fase de floración el mejor momento de regar la marihuana en interior es al encender la luces de esta forma evitamos excesos de humedad en esta fase que puede provocar infecciones fúngicas

Hombre regando marihuana

Regando marihuana con una manguera

Lo más habitual en interior es regar cada dos o tres días. Pero si queremos ser más precisos debemos observar el peso de la maceta y la capa superior de sustrato, tanto en interior como en exterior. Cuando la maceta tiene una capa seca, de un centímetro aproximadamente, en la parte superior y ha perdido peso considerablemente es el momento apropiado para regar.

Debemos añadir agua hasta conseguir llegar al nivel de la capacidad de campo que hemos visto anteriormente. Hasta que pese lo mismo más o menos que cuando la regamos por primera vez y la dejamos drenar 30 minutos hasta que quedase húmeda pero no encharcada.

Si no hacemos lavados de raíces periódicos ni usamos un limpiador de enzymas deberíamos regar hasta que se drene un poco de agua, aproximadamente el 10%, evitar acumulaciones no deseadas de fertilizante

Si nos cuesta calcular el agua a utilizar podemos hacerlo de la siguiente manera y siempre teniendo en cuenta las variables anteriormente contempladas (humedad, temperatura, viento, tamaño de la maceta, tamaño de la planta, etc.:

Entre 1/8 y 1/4 del volumen de la maceta. Se calcula dividiendo los litros de la maceta entre 4 y entre 8

Ejemplos:

  • En una maceta de 6 Litros usaremos entre 0.75 litros y 1.5 litros
  • En una maceta de 11 litros usaremos entre 1.3 litros y 2.75 litros
  • En una maceta de 30 litros usaremos entre 3.75 litros y 7.5 litros

Para poder regar con estas cantidades de agua en muchas ocasiones tendremos que regar dos y hasta 3 veces de forma lenta y uniforme. Echamos un tercio del agua lentamente con una regadera y repetimos dos veces la operación. Con esto conseguimos impregnar todo el sustrato por igual

¿Cuál es el mejor PH para regar la marihuana?

El valor de PH recomendado para la marihuana se sitúa en el rango de 5.8 a 6.3. Cuando tenemos un valor óptimo del PH los nutrientes disueltos en el agua de riego son asimilados con más facilidad por las plantas. Además hay ciertos elementos nutritivos que no pueden ser asimilados con un ph alto o bajo. Lo más habitual es que el ph del agua esté alto pero no siempre tiene porqué ser así.

Para saber el ph del agua debemos utilizar un medidor de gotas o u medidor digital. Para bajar o subir el ph del agua debemos usar productos específicos para dicha tarea.

En otros manuales trataremos más a fondo el tema del ph, su medición y corrección.

La EC o electroconductividad

La electroconductividad o EC es la cantidad de sales disueltas contenidas en el agua. Se mide con medidores digitales. La EC adecuada en el agua de riego debe estar entre 0.2 y 0.4. Después iremos corrigiendo los valores de EC añadiendo abonos y aditivos hasta llegar a la EC deseada dependiendo de la fase y estadio de las plantas. Este tema será tratado más a fondo en otros tutoriales.

 ¿Cuál es la mejor agua para regar la marihuana?

El agua del grifo se puede utilizar corrigiendo el nivel de PH y si la EC es demasiado alta por encima de 0.4 se aconseja mezclarla con agua de osmosis hasta reducir la EC hasta 0.3. La marihuana no tolera bien la cal, el cloro y algunos otros elementos que se concentran en el agua del grifo por lo que es conveniente dejarla reposar unas 24 horas para que se evapore el cloro y quede a temperatura ambiente. Los niveles de ph y ec del agua del grifo pueden variar mucho dependiendo del lugar donde vivamos.

El agua de osmosis es una magnífica elección y la podemos encontrar, por ejemplo, en tiendas de animales y peces. También podemos producirla en nuestra con cualquier equipo de osmosis inversa doméstico. Esta agua tiene una EC de 0 por lo que deberemos complementarla con Calcio y Magnesio o mezclarla con agua del grifo para elevar La EC hasta el valor de partida recomendado (0.2-0.3). Es la opción más profesional

El agua de lluvia también se puede usar en el riego de la marihuana pero con mucho cuidado porque está cargada de impurezas como bacterias, huevos, algas, esporas, etc. Así que si decidimos usarla debemos esterilizarla pasándola unos segundos por el microondas o hirviéndola lo que la convierte en una opción poco viable.

El agua mineral envasada se puede usar perfectamente pero no por ser envasada tiene que ser necesariamente mejor que la del grifo. Deberemos igualmente corregir ph y ec. Muchos de nuestros clientes utilizan el agua Sierra Fría envasada porque viene con valores muy adecuados PH y EC, apenas hay que corregirla

 Consejos sobre riego

Usar un limpiador de enzymas una vez por semana o hacer un lavado de raíces cada dos o 3 semanas y una semana antes de la cosecha. Si utilizamos un limpiador durante todo el cultivo no será necesario hacer el lavado aunque si lo hacemos no pasa nada.

En las últimas semanas antes de cosechar es conveniente ir reduciendo progresivamente la cantidad de agua de riego porque la planta necesita menos y con el exceso de humedad corremos riesgo de infecciones por moho en los cogollos. Además un pequeño estrés hídrico por falta de agua al final de la fase de floración aumenta la producción de resina.

Usar abonos o aditivos en uno de cada dos riegos o como mucho en 2 de cada 3 riegos. Es conveniente hacer riegos con agua sola o con algún limpiador, como hemos indicado antes, para que disuelva las sales e impurezas como raíces muertas y los restos de fertilizante para evitar sobre fertilizaciones nos deseadas.

Cuando hayamos regado varias veces puede formarse una capa de tierra compactada o endurecida, parecida a una corteza en la parte superior de la tierra. Es conveniente desmoronar esta corteza con mucho cuidado para que el agua no se vaya directamente por los lados. Si se va por los lados no impregnará toda la superficie del sustrato por igual. Hay productos como la Yuca y el Aloe vera que evitan la formación de estas durezas.

No pulverizar agua sobre las plantas de marihuana más de una o dos veces por semana. Si pulverizamos en exceso haremos que las raíces se vuelvan vagas y débiles ya que no se esforzarán en buscar agua en el sustrato o medio de cultivo.

Cosas que no se deben hacer cuando regamos la marihuana:

Usar macetas negras o de color oscuro en exterior porque atraen y retienen el calor mucho más que las blancas que por el contrario lo repelen

Usar macetas de barro en exterior porque pesan mucho más que las de plástico, retienen menos el agua y más el calor.

Regar muchas veces con poca cantidad de agua. El cannabis crece y se desarrolla en condiciones óptimas con riegos abundantes y con intervalos de varios día entre cada riego. No debes regar cada día.

Dejar agua acumulada en los platos porta macetas. Si decides usar platos para tus macetas por cuestiones de higiene debes tener mucho cuidado y vaciar el agua de drenaje. Si dejas agua encharcada en el plato corres el riesgo de que se pudran las raíces y se formen sales.

Regar con agua muy fría o caliente. La temperatura ideal del agua de riego oscila entre los 18 y los 20 grados, por lo que en invierno deberíamos calentarla un poco y en verano no debemos usar agua que haya estado al sol. Cuando se usa manguera tenemos que comprobar la temperatura con la mano porque si queda agua acumulada en ella puede estar muy caliente por lo que es aconsejable dejarla correr un poco.

Regar con agua directa del grifo. Normalmente el agua que sale del grifo suele tener mucho cloro y un ph elevado por lo que como mínimo, si este es tu caso, deberías dejarla reposar 24 horas sin tapar para que se evapore el cloro y bajar o regular el ph con ácido.

 El exceso de riego

El exceso de agua compacta el sustrato en exceso no dejando espacio para el oxígeno necesario para las raíces. Podemos saber que una planta tiene exceso de agua porque las hojas se ponen amarillentas y enrolladas hacia abajo y crecen muy lentamente. Hay un riesgo elevado de contagio por hongos.

marihuana con exceso de riego

Planta de marihuana con exceso de riego

La falta de riego

Debido a la falta de riego las plantas pueden atrofiarse y si la falta es muy severa y continuada se secarán las raíces y morirán

Sucede bastante a menudo cuando se usan macetas pequeñas de entre 3 y 7 litros que el cultivador no se da cuenta de las necesidades de la planta porque crece muy rápidamente. Las macetas pequeñas se secan rápidamente y hay que regarlas casi a diario.

marihuana con falta de riego

Planta de marihuana con falta de riego

Resumen

Regar cuando la maceta esté muy ligera y tenga una pequeña capa de sustrato seca por la parte superior.

Recordar el peso que tiene la maceta a capacidad plena sin llegar a drenar y regar hasta conseguir de nuevo ese peso con agua con ph y ec regulado correctamente (Hay muchísimos cultivadores que no miran nada pero es muy aconsejable)

Si nos cuesta reconocer por el peso hasta donde hay que regar podemos poner entre 1/8 y ¼ de agua del volumen de la maceta. Para una maceta de 12 litros usaríamos entre 1.5 y 3 litros

Valoraciones
Revisado por
José Rueda
Fecha de revisión
Nombre de Artículo
Como regar la marihuana
Valoración del Autor
4
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


− 1 = tres

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>